Las 6 mejores playas del Caribe costarricense

Llegar al Caribe desde San José es un viaje largo, y nosotras lo habíamos empezado desde Manuel Antonio, desde donde se tardaba aún más, por lo que decidimos pasar la noche en San Jerónimo, en Villa Ilusión, a tres horas de llegar a Limón. Por la mañana salimos temprano, no queríamos llegar muy tarde a Cahuita, donde nos alojábamos por tres noches, en el Hotel La Casa de las Flores. Antes de llegar decidimos parar en Limón y dar una vuelta, pero finalmente ni siquiera nos bajamos del coche, ya que nos pareció una zona muy fea de puerto industrial sin apenas atractivo.

Cahuita es un pueblo situado en la costa caribeña, muy cerca de la frontera con Panamá, famoso principalmente por sus playas y las playas de los pueblos cercanos, pero también por el Parque Nacional Cahuita, y por el Santuario de Perezosos, donde se cuidan y rehabilitan perezosos heridos o huérfanos, y luego si es posible se re-insertan en su hábitat natural. Sin embargo, sin duda, lo mejor de Cahuita y sus alrededores son las siguientes playas:

Playa Bananito

Esta playa, que no estoy segura que se llame así ya que no tenía ningún cartel, se puede encontrar poniendo en Google Maps Vista del Mar. Es una playa inmensa, y casi absolutamente desértica. La selva prácticamente abraza el mar, y, aunque pueden encontrarse algunas casas de madera, no hay rastro de vida en esas casas.

Lo único que vimos en la playa fueron dos tablas de surf tumbadas en la arena, pero no pudimos descubrir si bañarse es seguro o no, ya que, al contrario que en el resto de playas, no había ninguna bandera que lo indicase, ni personas nadando en el mar.

Playa Negra

Playa Negra está situada al norte de Cahuita. En primera linea de playa se pueden encontrar varios restaurantes como el Reggae Bar, y hostales donde alojarse, aunque está un poco lejos del centro del pueblo, a unos quince minutos andando, aunque merece la pena caminarlos para tomar algo en Cocos Bar, el bar con más ambiente de la zona, donde puedes tomar desde bebidas alcohólicas hasta zumos naturales; eso sí, si pides comida lo mejor es que se lo recuerdes de vez en cuando a la persona que te atendió, porque si hay mucha gente es posible que se les olvide.

Es, como su nombre indica, una playa de arena negra. La costa caribeña tiene menos resaca que la pacífica, y las mareas están más tranquilas, por lo que es más agradable bañarse y disfrutar del mar. También se puede disfrutar del sol y las palmeras, aprovechar para hacer slackline u otros deportes de ese estilo, o pasar el día tranquilamente.

Playa Negra es la melliza de Playa Blanca.

Playa Blanca

Playa Blanca es la playa más famosa de Cahuita, situada dentro del Parque Nacional Cahuita. El parque es conocido por sus arrecifes de coral, que atraen a personas de todas partes del mundo a bucear en sus cercanías.

1309-2019-1213489761172608591253

El parque tiene dos entradas, por el sector Playa Blanca, y por el sector Puerto Vargas. Por el primero se puede entrar pagando una contribución voluntaria, nosotras pagamos $10 por las cuatro; por el segundo hay que pagar $5 por persona, pero se puede meter el coche. El recorrido desde una entrada a otra son 7,2 kilómetros, unas dos horas.

Nosotras decidimos caminar hasta Punta Cahuita, 7 kilómetros en total para ir y volver. El sendero atraviesa el bosque tropical húmedo, y hay que cruzar tres ríos a pie para llegar a la punta, pero sin duda merece la pena. En la entrada del parque se puede contratar un guía que te acompañe hasta el primer río, pero no son los guías más agradables de Costa Rica, por lo que si no es el primer parque que visitas, no merece la pena. Aún así, a lo largo de todo el sendero se puede disfrutar de la abundante fauna y flora, viendo monos, mapaches, caimanes, serpientes y, si tienes suerte, incluso una boa.

A la vuelta se puede disfrutar de la gran playa Blanca, refrescarse después de la caminata, e incluso comer si has llevado comida. Muchas personas locales van los fines de semana a pasar el día entero disfrutando del mar.

Playa Manzanillo

Manzanillo está a tan solo 12 kilómetros de la frontera con Panamá. Es un pequeñísimo pueblo, cuya playa atrae mucha gente local y extranjera, especialmente en época de vacaciones. Antes de llegar debes saber que es un sitio turístico, por lo que vas a tener que pagar por todo. Ir al baño cuesta dinero, por lo que lo mejor es sentarse en una soda, como Soda Maxi, tomarse un café o un zumo y utilizar su servicio.

Esta playa está situada dentro del Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Mazanillo, en el que se protege el hábitat de especies amenazadas o en peligro de extinción, como las tortugas marinas y los manatíes. Además protege unos cinco kilómetros cuadrados de arrecifes. Ofrece varias actividades, como excursiones guiadas para el desove de las tortugas entre febrero y mayo, avistamiento de delfines, buceo, observación de aves, y sobre todo, senderismo.

El refugio abre todos los días de 8:00 a 16:00, y la entrada, igual que en Cahuita, es gratuita, aunque se puede dejar una contribución voluntaria si se desea. Además de disfrutar de playa Manzanillo, una larguísima playa de arena marrón, y de otras playas de arena negra; es recomendable caminar hasta Punta Mona, pasando por Punta Uva, (el recorrido, ida y vuelta, dura unas cuatro horas) y disfrutar de las vistas desde Miss May Point, un mirador que merece la pena visitar.

Playa Punta Uva

Esta playa se encuentra muy cerca del Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo, antes de llegar a su entrada, y forma parte de él. Es una playa virgen de arena clara en la que se puede practicar surf y buceo.

En 2018, Punta Uva fue elegida como una de las 25 mejores playas del mundo, en el puesto 24, y es que la belleza de esta playa es algo inigualable. Sus dos costados están adornados por rocas en las que la gente se sienta a descansar, y en uno de los lados hay un mirador que puede visitarse en verano, cuando el camino lo permite. Es una de las playas más exóticas, de arena clara y agua más clara aún, sin duda una de las mejores playas del país.

Playa Cocles

Cocles es una playa grande, de arena blanca y agua turquesa en verano. En invierno es el lugar perfecto para hacer surf, ya que las olas crecen descaradamente. Hay varios lugares para alquilar tablas o tomar clases de surf en sus alrededores, y al estar muy cerca de Puerto Viejo tiene bastantes opciones de alojamiento. Se puede pasar el día en la playa y moverse a Puerto Viejo a comer; mis recomendaciones son: comida en Soda La Parada y un helado de postre en Deelite. Además en el pueblo se puede pasear por los puestos y tiendas de la costa, aunque son más caros que en Cahuita.

Cocles
Imagen: Flickr

Otra de las cosas que hace de Cocles una playa reseñable es que fue galardonada con la Bandeza Azul Ecológica, que promueve el desarrollo y la conversación de los espacios naturales locales, la lucha contra el cambio climático e incita a promover mejores condiciones sanitarias en las zonas galardonadas.

Estas son, sin duda, las seis playas caribeñas que no puedes perderte durante tu visita a Costa Rica. Aunque tan parecidas, cada playa tiene un encanto único que hará que te enamores de cada una de ellas. Si has estado en Costa Rica y se te ocurre alguna más puedes compartirla con nosotras en los comentarios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s