Qué hacer en Estambul después de los 30

Hace unas semanas mi madre (Pilar), mi tía (Maricris) y una amiga suya (Inma), las tres de más de 50 años, viajaron a Estambul a pasar cinco días y decidieron escribir un post para compartirlo en nuestro blog y demostrar que se puede viajar a cualquier edad y que nunca es tarde para conocer lugares nuevos, que viajar no tiene edad.

Antes de comenzar

Estambul es muy grande, no se puede visitar todo en sólo 5 días. Hay que caminar por la ciudad, perderse por las calles, observar a la gente y  sus costumbres.

Es una ciudad segura; en ningún momento hemos estado inseguras.

El transporte es rápido, limpio y cómodo. Hay que comprar una tarjeta de carga (que se puede utilizar para varias personas) y que se puede ir recargando fácilmente, en todas las paradas hay máquinas, cada billete sale por menos de 50 céntimos de euro.

En Estambul hay muchos perros y gatos callejeros, pero están cuidados y no se ve ninguna caca por la calle.

Día 1

Llegamos a Estambul por la tarde. Decidimos coger un taxi hasta el hotel por la hora y por la comodidad, aunque hasta nuestro hotel, en la zona de Sultanahmet, podíamos llegar cogiendo el metro y un tranvía por un euro aproximadamente por persona.

Ante nuestra sorpresa, en la parada de taxis del aeropuerto no paraban taxis, todos iban al carril paralelo e intentaban negociar el precio por anticipado. Después de un rato de espera comenzaron a entrar los taxis a la parada, el taxímetro no lo ponían, aunque el precio que nos pidieron fue similar al que pagamos a la vuelta usando el taxímetro, unas 75-80 liras turcas (11€).

IMG_20190318_172851566

Esta primera noche sólo nos dio tiempo a salir a dar un paseo por la plaza de Sultanahmet, ver Santa Sofía y la mezquita azul iluminadas, el hipódromo, y tomar nuestro primer té con baclava (dulce turco que se hace con pasta de pistachos o nueces que se coloca en masa filo y se baña en miel o almíbar).

Día 2

Palacio de Topkapi. Empezamos con fuerza, hay que ir cuando abren porque hay muchísima gente. Coger entrada también para el harem (el lugar de las mujeres, que nunca podía ser visitado por hombres, excepto los dueños), merece la pena. Hay audio guías en español. Ahí echamos toda la mañana, nos encantó.

IMG_20190318_093434630

Hagia Irene. Basílica bizantina situada a la salida del Palacio de Topkapi. Utilizada ahora como sala de conciertos. La entrada cuesta 30 liras (4,40€) que se pueden usar para otras cosas, porque la basílica está muy abandonada y no merece la pena entrar.

IMG_20190318_123220767_HDR

Hora de la comida. Nos fuimos a comer pescado al puente Galata. Bajo el puente hay varios restaurantes, se puede comer desde filetes de caballa a la plancha con patatas a diferentes pescados frescos. Comimos calamares, boquerones, dorada y tabulé, estaba rico, bien de cantidad y no mal de precio, unos 10-12 euros por persona.

Paseo en barco por el Bósforo. Cuando salimos de comer vimos un barco turístico que por 15 liras turcas (2€) daba el paseo por el Bósforo, pensamos que más barato no lo íbamos a encontrar y allá que fuimos. El paseo es agradable, dura una hora más o menos, lo único es que no para y ¡no pudimos tomar el yogur que en todas las guías pone que hay que probar!

IMG_20190318_161818512_BURST000_COVER_TOP

El resto de la tarde fuimos callejeando hasta el hotel desde el puerto, por supuesto nos perdimos, pero ¡hay que hacer los 10.000 pasos diarios! Y además hay que andar para no sentirnos culpables por la cena: dulces turcos. Hay muchísimas pastelerías y todas con una variedad de dulces a los que es difícil resistirse.

Día 3

Santa Sofía. Fuimos a primera hora pues siempre hay muchísima gente. Aunque la mitad está tapada por restauración, es impresionante. Hay audio guía en español.

IMG_20190319_092556483

Mezquita azul. Por fuera es muy bonita, iluminada por la noche es preciosa. Pero cuando fuimos estaban restaurándola, toda la cúpula estaba tapada, por lo que fue un poco decepcionante. Pero bueno, es gratis.

Cisterna basílica. La más grande de las cisternas de Estambul está al lado de Santa Sofía, hay que entrar y ver las cabezas de Medusa, pero no hay pérdida, no hay un metro del recorrido sin gente alrededor.

Fuimos callejeando hasta el bazar de las especias, antes paramos a comer en una taberna al lado del gran bazar, tuvimos el fallo de no preguntar precio y dejarnos aconsejar por el dueño, fue la comida peor y la más cara.

IMG_20190319_200330

Bazar de las especias. Lo recorrimos viendo su variedad de tés, frutos secos y especias. Es muy agradable, y aprovechamos para comprar té de manzana, de granada, de flores… es difícil no comprar.

No sólo hay que andar por el bazar, en los alrededores hay muchas calles con puestos con gran variedad de productos.

Torre Galata. Para terminar el día cruzamos el puente Galata y subimos hasta la torre con el funicular que sube desde Karaköy. Tuvimos que hacer un poco de cola, pero mereció la pena para ver atardecer desde allí. En el último piso de la Torre hay un café con una terraza exterior muy estrecha, llena de gente, pero si consigues hacerte un hueco hay unas vistas impresionantes de la ciudad.

IMG_20190319_171638532_HDR

Bajamos andando hasta Karaköy y cogimos el tranvía T1 hasta Sultanahmet para volver al hotel.

Día 4

Empezamos el día caminando hacia el parque Gulhane para ver el museo arqueológico, el parque está cuidado, pero es un parque al fin y al cabo. El museo arqueológico medio cerrado, están remodelando.

Cogimos el tranvía T1 hasta el puente Galata y en la estación de autobuses cogimos el 99A hasta Eyüp para ver la mezquita de Eyüp, la cuarta en importancia del Islam.

Café y mirador Pierre Lotti. A lado de la mezquita sale un funicular que sube hasta el café Pierre Lotti con un mirador que tiene unas vistas espectaculares de Estambul.

Bajamos a la mezquita a través del cementerio que hay en la colina, muchos musulmanes quieren ser enterrados cerca de la mezquita.

IMG_20190320_110559569

Mezquita de Eyüp. Merece la pena ver la mezquita y a los fieles que acuden allí. En el complejo está el mausoleo de Eyüp, mano derecha de Mahoma, y algunas de las pertenencias del profeta.

En la zona comimos en un restaurante local, carne guisada con tomate y yogur, hojaldre de queso, una especie de pisto con huevo, y postres de queso, todo rico.

Volvimos en el mismo autobús para ir al Gran Bazar.

Gran Bazar. Nos decepcionó, el bazar está más deteriorado que el de las especias, con productos para turistas. Nos pareció más interesante callejear por las calles de alrededor con tiendas de muy diferentes artículos.

Volvimos andando al hotel y volvimos a caer en la tentación del té y dulces turcos.

Día 5

Estación de Sirkeci. Bajamos andando hasta la estación desde donde salía el Orient Express (tren que unía París y Constantinopla, o ahora Estambul), aunque está algo abandonada algunas salas siguen teniendo encanto.

Al lado de la estación cogimos el tranvía T1 hasta Kabatas para ir al Palacio Dolmabahce.

Palacio Dolmabahce. Palacio de los sultanes a partir del siglo XVIII, muy lujoso, muy grande, muchas salas, muy dorado y colorido… salas de recepción, del sultán, de la madre sultana, de las favoritas… Lo mejor las puertas y verjas con salida hacia el Bósforo.

IMG_20190321_112556894_HDR

En Kabatas cogimos el funicular hasta la plaza Taksim. Comimos en la plaza en un restaurante de comida turca, la comida la tienen expuesta y puedes escoger viéndola. Bueno y barato.

Plaza Taksim. Plaza moderna de la ciudad con el monumento a la república y mucho movimiento de gente, andamos por la plaza y por la calle Istiklal de tiendas y comercios modernos.

Hammam Aga Hamami. Para acabar el viaje bien relajadas pasamos el resto de tarde en un Hammam, sauna, masaje exfoliante, baño de espuma y masaje de aceite. El que fuimos fue construido en 1454, es agradable, está limpio, te dan toalla, zapatillas y guante para exfoliar. ¡Quedamos como sultanas!

Pero como era la última noche había que terminar bien: kebab, té y dulces turcos.

Día 6

Nuestro avión salía a mediodía, por lo que aprovechamos las primeras horas antes de ir al aeropuerto para las últimas compras, recuerdos, tés y dulces turcos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s